Consejos para el cuidado de tus labios

¿Cuántas veces al día aplicas bálsamo, cacao o vaselina en tus labios? ¿Sabes cuándo deberías aplicar para el cuidado de tus labios?

Aquí te presentamos 8 consejos que te ayudarán a tener unos labios más sanos.

Bálsamo mejor que vaselina

La vaselina tiene muchas bondades, pero no es la mejor opción para cuidar tus labios. La vaselina crea una película que evita que pierdas el agua del cuerpo, pero no deja que pasen los principios activos. Es decir, hidrata formando una película protectora más o menos impermeable sobre los labios.

De ahí que la mejor opción sea usar bálsamos labiales, capaces de regenerar la piel por la presencia de principios activos nutritivos.

Por la noche

De la misma manera que aplicas una crema de noche en tu rostro tienes que aplicar un buen bálsamo en los labios. Justo en ese mismo momento. Por la noche los tratamientos son más efectivos porque los dejamos reposar sin la interrupción de agentes externos.

A modo de mascarilla

Si notas tus labios excesivamente deshidratados, debes maximizar el consejo anterior. ¿Cómo? Aplicando un producto específico para labios en capa gruesa en forma de mascarilla. También puedes utilizar una mascarilla hidratante facial que contenga ácido hialurónico.

Evita las glicerinas y las parafinas

El hecho de que un tratamiento labial puede generar cierto efecto rebote está ligado a la composición del producto y al porcentaje de glicerinas y parafinas que contenga. A mayor cantidad de estos ingredientes, mayor capa protectora se produce sobre los labios y, por tanto, la hidratación que aparentemente se guarda no sería real y se produciría un mayor efecto rebote, dejando nuestra piel de los labios seca y desprotegida.

Cuidado con el truco del cepillo de dientes

¿Cuántas veces te han dicho que uses un cepillo de dientes para exfoliarte los labios? Pues debes saber que no es la mejor opción ya que, puede ser un gesto demasiado agresivo para una zona tan sensible como la mucosa labial.

Y si tu bálsamo tiene muy buen sabor

Aunque sea valor añadido a tu bálsamo, eso puede hacerte cometer un error que puede pasar factura a la hidratación de tus labios: que tiendas a humedecerlos con tu saliva más de la cuenta, un gesto que los resecaría en exceso por el efecto de la saliva.

¿Cuántas veces al día puedo aplicar el bálsamo?

Aunque quieras aplicar tu tratamiento hidratante cada media hora, la realidad es que no es necesario hacerlo tan frecuentemente. Si los labios están muy estropeados y agrietados es recomendable renovar la aplicación del bálsamo cada 3-4 horas. Si, por el contrario, tenemos unos labios sanos, con dos aplicaciones diarias, por la mañana y por la noche, sería suficiente

¿Y cuál elijo?

A la hora de elegir el bálsamo labial que funciona, es importante que mires su composición y tengas en cuenta lo que los principios activos más eficaces en estos productos son el árnica, la caléndula, el aloe vera y el aceite de oliva.

Errores que cometemos al lavarnos el rostro

Las impurezas en nuestro rostro pueden causar irritación y obstruir los poros. Por eso, lavar nuestra cara es un paso fundamental que aunque parezca muy sencillo (que sí lo es), tiene algunas particularidades que debemos tomar en
cuenta para no añadir daños.

Aquí te comentamos algunos errores comunes que suelen ocurrir a la hora de lavarnos la cara y que si se evitan, te permitirán tener una barrera de la piel más fortalecida.

Olvidarse que hay que desmaquillarse
cada noche

Si no te desmaquillas el rostro y ojos tu piel
sufre, favoreces que te salgan granitos o se
te irrite la piel. Muchas irritaciones de hoy en
la zona de los ojos o la cara provienen de no
haberse desmaquillado al irse a dormir.
Quitarte el maquillaje lo puedes hacer en
pocos minutos, no quitártelo por pereza
estropea tu piel.

Lavarse la cara con agua caliente

Usar agua caliente o muy caliente puede favorecer que aparezcan pequeñas venitas y además el calor tiende a secar la piel. Sea la estación que sea, mejor agua fría o en todo caso tibia, no uses agua caliente para lavarte la cara.

Lavarte la cara más de 3/4 veces al día

La limpieza es buena pero un exceso puede llevar a que el manto lipídico de la piel se dañe y la piel se estropee. El manto lipídico
está formado por sustancias grasas que le
dan a la piel mayor flexibilidad. Hablamos de
lavarse mucho la cara durante un tiempo
continuado, si te lavas la cara 5 veces un día
no pasa nada, ni dos. Si lo haces durante
meses la piel de la cara se puede estropear.

Creer que no necesitas exfoliarte la piel

Exfoliar la piel una o dos veces a la semana es importante para mantenerla saludable. A medida que cumplimos años nuestras propias enzimas no son tan eficaces para exfoliar la piel. Por esto con los años la piel luce más apagada y áspera. Usar un exfoliante suave una o dos veces a la semana por la noche es lo ideal.

No hidratarte la cara después del lavado

Después de lavarnos la cara, aplicar crema hidratante, o unas gotitas de aceite para bebés es importante para que la piel retenga más humedad, protege la piel evita que se reseque.

Siempre después de lavarte la cara hidrátala.

Abusar de las “toallitas faciales”

Úsalas solo en caso de apuro cuando necesite una limpieza rápida, pero mejor no las uses de forma cotidiana. No limpian a fondo a pesar de que te lo parezca dejan restos en la piel.

Secarse demasiado fuerte

Secarse la cara también es una actividad que requiere una atención especial. Tienes que hacerlo con pequeños “toquecitos” y no frotar como de hecho hacen prácticamente todas las personas. Solo de esta forma no se deshidratará la piel y no pierde elasticidad. De este modo una
vez te hayas lavado la cara, debes coger una toalla que esté limpia y apretar suavemente sobre la cara, primero la frente, los pómulos, la boca, la nariz y la barbilla.

Te invitamos a que nos sigas a través de nuestras redes sociales y compartas con nosotros tus opiniones y experiencias.


¡Naturalis Senses incita tus emociones!

Sensibilización del Cáncer de Mama

Octubre: Mes Rosa.
Sensibilización del Cáncer de Mama

El Mes de la Sensibilización sobre el Cáncer de Mama o Mes Rosa, es desde 1983 una valiosa oportunidad para difundir de forma masiva –a solicitud de la Organización Mundial de Salud– mensajes que contribuyan a llamar la atención sobre el tema y acerca de la importancia de la detección precoz, el tratamiento y cuidados paliativos.

El cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. La incidencia del cáncer de mama está aumentando en el mundo en desarrollo debido a la mayor esperanza de vida, el aumento de la urbanización y la adopción de modos de vida occidentales.

Las estrategias de prevención están orientadas a reducir en cierta medida el riesgo, pues ya se sabe que no se puede eliminar la mayoría de los casos de cáncer de mama que se presentan en los países de ingresos bajos y medios, pues el diagnóstico se hace en fases muy avanzadas.

La detección temprana con vistas a mejorar el pronóstico y la supervivencia de esos casos sigue siendo la piedra angular del control del cáncer de mama.

Consejos para ayudar a la prevención del cáncer de mama

Realízate autoexámenes mensuales de los
senos. Esta es su oportunidad de tomar un
papel activo en la salud y prevención de sus
senos.

Las mamografías regulares. Esto es
especialmente importante para las que tienen
uno o más factores de riesgo y para las que
tienen más de una cierta edad.

Usa un sostén que te quede bien. Usa un
sostén deportivo para hacer ejercicio y
asegúrate de que te lo midas adecuadamente
para que se ajuste mejor a cualquier sostén.

Mantén un peso seguro y evita la obesidad.

Recuerda hacer ejercicio regularmente.

Una buena alimentación es esencial. Reduce la
ingesta de grasa y comer frutas, verduras y
otros alimentos ricos en fibra, así como
reduce la ingesta de alcohol al mínimo.

Y siempre recuerda ¡Dile NO al cigarro!

Las fragancias y los tipos de PH de la Piel

La fragancia es un flechazo, porque la primera sensación es la que cuenta.

Los aromas son completamente una experiencia sensorial y, muchas veces pueden ser un factor decisivo al momento de elegir nuestros productos cosméticos. Muchos de los aromas entre los que podemos escoger y combinar son: cítricos, florales o frutales. ¿Tú cuál eliges?


Las fragancias comunican las necesidades emocionales e ideas como limpieza, frescura y suavidad, así como aliviar el estrés y crear bienestar.


Uno de los aspectos que más se debe atender antes de seleccionar una fragancia concreta es, sin duda, el pH de la piel de quien vaya a aplicarse con frecuencia ese producto. El grado de pH es fundamental para mantener en perfecto estado la piel de quien vaya a aplicarse ese producto; no solo se mantendrá el cuidado de la piel, sino que se aprovechará más las propiedades con las que cuenta la fragancia en concreto.

Piel ácida


Este tipo de piel suele estar seca y enrojecida, por lo que tiende a modificar las notas olfativas de las fragancias, aportando mayor intensidad, por lo que se aconseja para las personas con este tipo de piel un perfume ligero, como aquellos frutales.

Piel alcalina

Con un pH superior, en este tipo de piel, en la que hay mayor concentración de hidrógeno, el aroma se fija con más facilidad. Las fragancias destinadas a esta piel son leves y sutiles, de carácter tenue como florales, para que se perciban mejor en distancias cortas.

Piel neutra


Se trata de la graduación intermedia entre las anteriores clases de piel según su nivel de pH. En este caso tendrá la certeza de que cualquier fragancia puede ser idónea para
las personas con este tipo de piel, como fragancias cítricas, florales, etc.
Síguenos en nuestras redes sociales
@NaturaliSenses.
¡Naturalis Senses incita tus mociones!

Mitos y verdades sobre el cuidado de la piel

Mitos y verdades sobre el cuidado de la piel

Hoy en día existe mucha información sobre el cuidado de la piel, con lo cual podemos comenzar a dudar sobre tantas rutinas de belleza. Las dudas frecuentes con las que nos topamos a diario pueden ser contraproducente si no tenemos claro qué es cierto, qué es verdad y qué es un mito. Te presentamos 6 mitos y verdades más comunes sobre el cuidado de la piel para que no te dejes engañar y lleves con tranquilidad tu rutina.

Debo lavarme la cara por la mañana y por la noche sí o sí

Es realidad

Cuando te lavas la cara al levantarte, eliminas todos los excesos de grasa y sudor acumulados durante la noche. Utiliza un limpiador a base de aceite y otro, de agua para realizar una limpieza completa. Debes cuidar de realizarlo de manera excesiva porque puede ser contraproducente y producir exceso de grasa.


Tip: En las mañanas, puedes usar un limpiador
en agua menos agresivo que el que usas por las
noches.

El protector solar solo es necesario si estoy fuera de casa

Es mito

Ya sabemos que el uso del protector solar es una regla. Lo que quizás no sabías es que los rayos UVA atraviesan la ropa y las ventanas, lo cual puede afectar tu piel así estés dentro de casa. Si estás dentro de casa con exposición a una ventana, necesitarás aplicar protección solar.

Los productos que compro para mi piel, los elijo según mi edad

Es falso

El cuidado de la piel no tiene edad. Los productos para la piel se aplican según el estado de tu piel y lo que quieres lograr, puedes ser muy joven pero tener la piel muy envejecida y dañada por el sol y otros factores, por lo tanto, necesitarás aplicar productos anti-edad.

Los productos hipoalergénicos son más gentiles con la piel

Es falso

Ser hipoalergénico solo significa que existe menos probabilidad de que cause alguna reacción, sin embargo puede causar irritación. Lo mismo cuando dice “testado dermatológicamente”, no aseguras que el producto vaya a ser bueno para tu piel.

Entre más alto el SPF, mejor el protector solar

Es falso.

Está comprobado que, mientras el SPF 30 protege hasta un 97% de los rayos UV, el SPF50 protege el 98%. El SPF solo te indica cuánto tiempo aguantará tu piel antes de ponerse roja.
Sin embargo, los expertos recomiendan aplicar protector solar, indistintamente de su SPF, cada dos horas.

Si tienes piel grasa o acné no debes usar aceites.

Es falso.

Las pieles grasas y con acné muchas veces tienen deficiencia de ácidos grasos, lo importante es saber escoger cuáles son los aceites ideales para ti.

¿Qué tan seguido debo?…

Para el cuidado de tu piel durante todo el año, es importante tomarte un tiempo y tener un recordatorio de las actividades que te ayudarán a mantener una piel radiante y bien cuidada.

Cuidados diarios

Recuerda el uso diario de protector solar.

Usa limpiadores adecuados a tu tipo de piel.

Siempre usar hidratante para tu piel y mantener la piel
hidratada tomando agua.

Puede usar serum para mejorar la condición de tu piel, calmar la piel irritada y dañada, disminuir la aparición de imperfecciones y reducir el tamaño de los poros para una tez suave.

Cuidados semanales

Usa semanalmente una mascarilla facial para ayudar a
la hidratación de tu rostro.

Para mantener la higiene a la hora de maquillarte, semanalmente debes limpiar todas las brochas de maquillaje

Cuidados mensuales

Una vez al mes puedes hacerte tratamientos o faciales, para limpieza de poros y así tener una piel radiante.

Todos los productos que utilizas para el beneficio de una buena piel tienen fechas de vencimiento. Mensualmente
debes verificar que ninguno de estos productos estén vencidos.

Cuidados anuales

Cada año debes revisar el avance de tu piel y si los tratamientos y cuidados que estás haciendo están
realmente ayudado a mantener tu piel sana, reluciente e hidratada. Si es necesario, puedes cambiar de productos de acuerdo a tu tipo de piel. No podemos ir en contra del envejecimiento de nuestra piel, pero si podemos ayudar a mantenerla sana

¿Piel seca? Errores que debes dejar de cometer

De todas las reglas para el cuidado de la piel que se deben seguir, la hidratación no se negocia. La piel hidratada es una piel feliz. Pero, ¿qué sucede cuando tu piel continúa sintiéndose seca y deshidratada, incluso después de usar lociones, cremas y otros productos hidratantes para el cuidado de la piel?

Aplicar humectante en el cuerpo y la cara puede parecer fácil, pero eso no significa que no exista una técnica para hacerlo. Además de aplicar humectantes y lociones corporales de la manera correcta, también debes asegurarte de que tu piel esté preparada para recibir la humedad y de que aproveches al máximo los hidratantes de tu piel.

Errores de piel seca

Uso de una limpiadores muy fuertes.

Incluso un buen humectante no puede ayudar si usas un limpiador que seca tu piel con regularidad. Muchos limpiadores tradicionales, especialmente aquellos que están formulados con ingredientes agresivos, pueden despojar a la piel de la humedad vital. Si tu piel se siente tensa o muy limpia, es probable que haya eliminado los aceites y la hidratación que su piel podría usar. Para evitar este problema, asegúrese de comprar un limpiador que se adapte a su tipo de piel. Por lo tanto, si tiene la piel seca, debe buscar limpiadores más hidratantes y nutritivos que puedan reponer la humedad de su piel.

Limpiar demasiado tu piel.

Aunque es posible que desee que su piel se sienta completamente limpia de toda suciedad, limpiarla en exceso es en realidad uno de los peores errores que puede cometer. Esto se debe a que interrumpe el microbioma de la piel, las bacterias microscópicas que tienen un impacto en la forma en que se ve y se siente nuestra piel.

No humectar inmediatamente después de lavarse.

Hecho real: existe un momento adecuado para hidratarse, y es justo después de lavarse la cara o el cuerpo. La piel tiene la mayor humedad cuando está mojada, y los humectantes funcionan mejor cuando la piel ya está hidratada, después de la ducha, el agua se evapora de la piel, lo que puede déjelo sintiéndose más seco. Después de la ducha o del baño, sécate la piel con palmaditas e inmediatamente busque una loción corporal de su elección. Recuerda: usa siempre agua tibia porque el agua caliente puede despojar tu piel de sus aceites naturales y dejarla con una sensación de extra sequedad.

Usar el humectante incorrecto para tu tipo de piel.

Siempre que seleccionas un nuevo producto para el cuidado de la piel para agregar a su rutina, siempre debe usar uno que haya sido formulado para tu tipo de piel específico. Si tienes la piel seca y estás usando un humectante formulado para pieles grasas o propensas a las imperfecciones, es probable que tu piel no responda como te gustaría. La piel seca requiere un producto muy diferente al de otros tipos de piel. Cuando tenga la piel seca, busque un humectante que pueda brindarle a su piel una explosión de hidratación, nutrición y comodidad al momento de la aplicación.

Saltarse la exfoliación.

Recuerda que la exfoliación suave es una parte necesaria de tu rutina de cuidado de la piel, al menos una vez a la semana. Puede elegir entre exfoliantes químicos formulados con ácidos o enzimas, o exfoliantes físicos, como exfoliantes y cepillos secos. Si omite la exfoliación, puede hacer que las células muertas de la piel se acumulen en la superficie de su piel y hacer que sea prácticamente imposible que sus lociones y humectantes hagan su trabajo.

Confundir piel deshidratada con piel seca.

Otra razón por la que su piel aún puede sentirse seca después de la humectación es porque está deshidratada. Aunque suenan similares, la piel seca y la piel deshidratada son en realidad dos cosas diferentes: la piel seca carece de aceite y la piel deshidratada carece de agua.

La piel deshidratada puede ser el resultado de no beber suficiente agua o líquidos, así como del uso de productos irritantes o secantes que pueden quitar la humedad de la piel, usa productos para el cuidado de la piel que presume de ingredientes hidratantes como el ácido hialurónico y mantén tu cuerpo hidratado bebiendo la cantidad de agua recomendada. También recomendamos comprar un humidificador, que puede ayudar a agregar humedad al aire en su hogar y ayudar a mantener su piel hidratada.

Aplicar la loción de forma incorrecta.

Si te exfolias con regularidad, usa productos para el cuidado de la piel que han sido formulados para su tipo de piel y se aplica las lociones y cremas inmediatamente después de lavarse la piel, pero aún se siente seca, puede ser la técnica que estés usando para aplicar el humectante. En lugar de deslizar al azar, o peor aún, frotar agresivamente, la crema hidratante en su piel, pruebe con un suave masaje hacia arriba. Hacer esta técnica aprobada por esteticistas puede ayudarlo a evitar tirar o tirar de las partes delicadas de su rostro, como el contorno de sus ojos.

También presta atención a la cantidad de humectante u otros productos hidratantes que usas. A menudo, la cantidad recomendada está en la etiqueta del producto y puede marcar la diferencia en cómo se siente la piel después de la aplicación.

Barrera de la piel ¿Por qué es tan importante?

El cuidado de la piel no se trata únicamente de mantener su apariencia de suavidad y pureza, sino que es importante poder asegurar su plasticidad y conservar la integridad de la barrera cutánea. Nuestra piel nos protege tanto de los efectos mecánicos y externos, como así también de los físicos, químicos y microbianos.

Estas funciones son realizadas a través de su impermeabilidad, resistencia y flexibilidad. Asimismo, actúa en mecanismos más complejos como la regulación de la temperatura corporal a través de las glándulas sudoríparas y los capilares

Dónde se encuentra la barrera de la piel

La barrera de la piel es la capa más externa del estrato córneo. Es una efectiva barrera de permeabilidad: impide la penetración de sustancias nocivas, agentes químicos,
microorganismos y alérgenos. También minimiza la pérdida de agua a través de la piel.

Funciones de la Barrera de la piel

Es la primera línea de protección frente a:

Contaminación

Radiación

Infecciones

Desequilibrios en la temperatura corporal

Cómo cuidar la barrera de la piel

Elige limpiadores suaves
Que respeten el pH de tu piel

Mantén la piel hidratada
Clave para una piel sana

Usa protector solar diario
Nos protege de los rayos UVA y UVB

No abuses de ingredientes potentes
Para evitar efectos secundarios

¿Tienes problemas de Acné?

El acné es una enfermedad común de la piel por la que se tapan los folículos pilosos con grasa y células muertas apareciendo espinillas o granos en el rostro, el pecho o la espalda. El acné puede presentarse a cualquier edad, la más habitual es durante la adolescencia, sin embargo en la mujer adulta, puede aparecer por razones ambientales, como la variante severa que se puede sufrir en las regiones tropicales; el acné cosmético por el uso de productos que obstruyen los poros o por no desmaquillarse con regularidad; o el acné ocupacional por manipulación o contacto con hidrocarburos o aceites minerales.

Existen varias causas como la actividad de las glándulas sebáceas, la producción de hormonas como los andrógenos y ciertos medicamentos pueden empeorar el acné, trabajar en un ambiente con grasa ambiental como cocinas en las que hay freidoras.

Tips para el cuidado del acné

Mantén una rutina de limpieza. Es necesario limpiar la piel del rostro dos veces al día. Una al despertarnos, ya
que por la noche seguramente nuestra piel haya producido sebo y hay que retirarlo, y otra por la noche, antes de acostarnos para eliminar restos de
contaminación, maquillaje, etc.

Elige siempre los productos adecuados. Evita todos aquellos que no indiquen específicamente que son aptos para pieles con acné. Cualquier producto que utilices para el rostro, asegúrate de que no lleva aceites.

Usa una crema hidratante siempre. Además de prevenir el envejecimiento prematuro de la piel, la crema hidratante también es necesaria en la piel grasa, ya que si la piel no está correctamente hidratada producirá mucho sebo con el consecuente empeoramiento del acné.

Exfolia la piel. Con la exfoliación, además de retirar células muertas, limpiamos profundamente los poros y, conseguiremos que nuestra piel respire mejor.

Elige bien el maquillaje. Aplica productos que mencionen
específicamente que no produzcan granos y, preferiblemente, que sean en polvo.

Protégete del sol. La luz ultravioleta que emite hace que aumente la inflamación y el enrojecimiento de los granos y, además, algunos tratamientos contra el acné pueden
reaccionar al contacto con la luz del sol provocando aún más sensibilidad y manchas en la piel.

Controla la dieta. Comer sano es imprescindible para tener una piel sana y sin acné. Es mejor dejar de lado las frituras y la comida basura e incorporar a la dieta mucha fruta y verdura. Acompaña la dieta con una buena
rutina de ejercicios.

Síguenos en nuestras redes sociales @NaturaliSenses.
¡Naturalis Senses incita tus emociones

¿Sabes qué es la Huella de Carbono?

Todas aquellas actividades humanas que tienen una incidencia directa en la ropagación de gases de efecto invernadero, dejan un rastro, al cual se le ha denominado: huella de carbono. Este rastro ha sido objeto de cuantificación, por lo tanto, se creado un indicador con el mismo nombre, que persigue representar los gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por una organización, grupo, producto o persona.

Como indicamos en el párrafo anterior, no solo el sector empresarial – industrial son los responsables de los gases de efecto invernadero, sino que cada uno de nosotros como individuo tenemos cuota de participación en la propagación de este agente. Cuando utilizamos el coche para transitar rutas cortas, cuando dejamos conectado el móvil cargando toda la noche, cuando usamos el ascensor para subir un solo piso, cuando adquirimos productos derivados del plástico, estamos dejando una profunda huella de carbono en nuestro planeta, la cual tiene una afectación directa en el medio ambiente, con consecuencias catastróficas casi que irreversibles.

Algunos consejos para disminuir nuestra huella de carbono

Mantén un consumo de energía eléctrica responsable, por ejemplo: apaga los bombillos cuando no sea necesario tenerlas encendidas, desconecta el móvil o tu laptop cuando ya estén completamente cargados.

Si necesitas ir a un lugar cercano de tu casa o trabajo, procura ir en bicicleta o caminando. De esta manera contribuyes a la disminución del CO2 y fortaleces tu sistema cardiovascular.

No uses el ascensor para subir un solo piso de cualquier edificio, a menos que tengas problemas de salud.

Adquiere productos que sean biodegradables. Evita el uso del plástico, ya que es un producto altamente contaminante.

Reutilizas tus envases, recíclalos. En caso de no poder reciclarlos, clasifícalos para luego desecharlos en el contenedor correspondiente.

¡El planeta es responsabilidad de todos!

Contacto

Síguenos:

© 2021 Naturalis Senses