Errores que cometemos al lavarnos el rostro

Las impurezas en nuestro rostro pueden causar irritación y obstruir los poros. Por eso, lavar nuestra cara es un paso fundamental que aunque parezca muy sencillo (que sí lo es), tiene algunas particularidades que debemos tomar en
cuenta para no añadir daños.

Aquí te comentamos algunos errores comunes que suelen ocurrir a la hora de lavarnos la cara y que si se evitan, te permitirán tener una barrera de la piel más fortalecida.

Olvidarse que hay que desmaquillarse
cada noche

Si no te desmaquillas el rostro y ojos tu piel
sufre, favoreces que te salgan granitos o se
te irrite la piel. Muchas irritaciones de hoy en
la zona de los ojos o la cara provienen de no
haberse desmaquillado al irse a dormir.
Quitarte el maquillaje lo puedes hacer en
pocos minutos, no quitártelo por pereza
estropea tu piel.

Lavarse la cara con agua caliente

Usar agua caliente o muy caliente puede favorecer que aparezcan pequeñas venitas y además el calor tiende a secar la piel. Sea la estación que sea, mejor agua fría o en todo caso tibia, no uses agua caliente para lavarte la cara.

Lavarte la cara más de 3/4 veces al día

La limpieza es buena pero un exceso puede llevar a que el manto lipídico de la piel se dañe y la piel se estropee. El manto lipídico
está formado por sustancias grasas que le
dan a la piel mayor flexibilidad. Hablamos de
lavarse mucho la cara durante un tiempo
continuado, si te lavas la cara 5 veces un día
no pasa nada, ni dos. Si lo haces durante
meses la piel de la cara se puede estropear.

Creer que no necesitas exfoliarte la piel

Exfoliar la piel una o dos veces a la semana es importante para mantenerla saludable. A medida que cumplimos años nuestras propias enzimas no son tan eficaces para exfoliar la piel. Por esto con los años la piel luce más apagada y áspera. Usar un exfoliante suave una o dos veces a la semana por la noche es lo ideal.

No hidratarte la cara después del lavado

Después de lavarnos la cara, aplicar crema hidratante, o unas gotitas de aceite para bebés es importante para que la piel retenga más humedad, protege la piel evita que se reseque.

Siempre después de lavarte la cara hidrátala.

Abusar de las “toallitas faciales”

Úsalas solo en caso de apuro cuando necesite una limpieza rápida, pero mejor no las uses de forma cotidiana. No limpian a fondo a pesar de que te lo parezca dejan restos en la piel.

Secarse demasiado fuerte

Secarse la cara también es una actividad que requiere una atención especial. Tienes que hacerlo con pequeños “toquecitos” y no frotar como de hecho hacen prácticamente todas las personas. Solo de esta forma no se deshidratará la piel y no pierde elasticidad. De este modo una
vez te hayas lavado la cara, debes coger una toalla que esté limpia y apretar suavemente sobre la cara, primero la frente, los pómulos, la boca, la nariz y la barbilla.

Te invitamos a que nos sigas a través de nuestras redes sociales y compartas con nosotros tus opiniones y experiencias.


¡Naturalis Senses incita tus emociones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

Síguenos:

© 2021 Naturalis Senses