Consejos para una piel luminosa

Distintos estudios sobre la piel, han demostrado que los factores con mayor incidencia en su envejecimiento, además del factor natural, son los agentes externos y medioambientales. La exposición de la piel a los rayos UV, la manipulación de productos detergentes en el hogar, una mala alimentación y un cuidado no adecuado de tu piel, pueden afectar a la misma haciendo que luzca opaca y apagada.

Un paso fundamental para obtener una piel luminosa, es identificar tu tipo de piel, ya que partiendo de esta clasificación: normal, grasa, seca y mixta, podrás saber cuál es el mejor tratamiento que debes aplicar para lograr una piel sana y radiante.

Humecta tu piel

La humectación es necesaria para todo tipo de piel, por lo tanto, debes humectarla de manera diaria, con productos que atraigan y retengan la humedad, para lograr así restaurar la capa protectora de tu piel, lo que contribuye a eliminar su resequedad.

Hidratación interna

La hidratación de la piel no solo debe ser exterior. Hidrátate internamente bebiendo suficiente agua. Los expertos sugieren beber diariamente ocho vasos de agua. Esto ayudará a que tu piel recupere su elasticidad natural, además de contribuir a mejorar posibles afecciones cutáneas y a refrescar tu piel en los días calurosos.

Protege tu piel de los rayos UV y detergentes del hogar

Asegúrate que tu protector solar tenga un factor de protección solar o SPF (por sus siglas en inglés) de por lo menos 30. El número SPF es el nivel de protección que el protector solar brinda contra los rayos UV. De la misma manera, trata en lo posible de usar guantes al momento de manipular detergentes en el hogar, ya que estos poseen componentes químicos que causan resequedad en tu piel.

Descanso reparador

Conseguir un sueño realmente reparador le dará un aspecto a tu piel mucho más jovial y tersa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

Síguenos:

© 2021 Naturalis Senses