Consiéntete con una ducha tipo spa

Después de un agobiante día de trabajo, deseas regresar a casa cuanto antes para tener un momento de descanso y poder relajarte. Lo ideal es llegar y entrar a la cama a dormir, sin embargo, una opción previa es preparar el baño para darte una ducha especial, que te haga recuperar la vitalidad y puedas así tener un sueño mucho más placentero.

Las duchas podrían tener un efecto terapéutico y sensorial en la piel si se combinan elementos tales como: regulación de la temperatura, presión del chorro de agua, productos cosméticos de baño, productos aromáticos, hilo musical, entro otros.

Ducha con agua caliente

Si quieres tener una ducha que te ayude a obtener una limpieza profunda, el agua caliente es tu mejor opción, ya que esta favorece la dilatación de los poros de la piel,
de esta manera, se liberará de células muertas u otras impurezas. Asegúrate de que la temperatura no sea tan alta, ya que pudieras causar daños a la piel. Debe ser una
temperatura cómoda para que puedas disfrutar el momento. El vapor desprendido del agua caliente actúa como un descongestionante natural de las vías respiratorias. Puedes colocar inciensos de tu fragancia favorita, esto activará tus receptores sensoriales mientras te duchas.

Ducha con agua fría

Si quieres tener una ducha que te ayude a mejorar y controlar el flujo sanguíneo, el agua fría es la indicada. El agua fría contribuye a la salud cardiovascular, ya que al entrar en contacto con ella, aumenta la frecuencia cardíaca y los vasos sanguíneos se contraen, esto trae como consecuencia que aumenta la presión sanguínea y mejora con ello la circulación en todo nuestro cuerpo. Otro beneficio del agua fría es que estimula la producción la noradrenalina. Esta hormona es responsable de una serie de beneficios asociados a la lucha contra la ansiedad, el estrés y un mejor humor.
Incorporar un hilo musical relacionado a sonidos de la naturaleza: olas del mar, ríos, aves, sería ideal para este tipo de ducha.

Variar la presión del agua

Cualquiera de las duchas mencionadas anteriormente, puedes combinarlas con unos hidromasajes. Esto lo podemos lograr alternando la presión del agua con la que nos estamos duchando. Si cuentas con una llave de baño que te permita controlar el flujo del agua, puedes aplicar distintas presiones en varias partes del cuerpo, sobre todo aquellas donde generalmente sentimos reflejado con mayor peso el estrés, tales como: la espalda, la cabeza, las piernas, el rostro, hombros, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

Síguenos:

© 2021 Naturalis Senses